miércoles, 30 de enero de 2013

Cierre de Minas


El cierre de minas es una operación técnico-legal altamente compleja y especializada que requiere un apropiado y consistente diseño e implementación de ingeniería para su funcionamiento efectivo en el largo plazo (La garantía real debería extenderse como mínimo 500 años hacia el futuro, aunque las leyes locales preveen tiempos mucho menores en la actualidad). En este contexto analítico es razonable  pensar que el cierre va a requerir de todas maneras una investigación profunda del estado actual de las distintas variables y componentes mineros de manera tal que puedan predecirse su comportamiento de largo plazo por medio de rigurosas pruebas técnicas que brinden sustento a cualquier investigación seria de cierre de unidades mineras.
Para lograr un cierre efectivo de mina se requiere combinar soluciones de ingeniería que puedan garantizar en forma simultánea un adecuado cierre minero, ambiental, social, ecológico y de seguridad en toda su extensión para el largo plazo del emplazamiento minero. Es decir, para cada componente, cada instalación y cada habilitación minera en el emplazamiento del  entorno de sus antiguas operaciones, el cierre de la mina requiere desarrollar los siguientes procesos:
  • Cierre Minero: Estabilización geoquímica y física de largo plazo
  • Cierre Ambiental: Estabilización de calidad del aire, agua y suelo de largo plazo
  • Cierre de Seguridad: Protección física y  restricción de acceso-uso
  • Cierre Ecológico: Estabilización biológica de largo plazo y recuperación paisajística
  • Cierre Social: Reorientación de actividad socioeconómica y preservación cultural
Los procesos de estabilización geoquímica sirven para predecir y controlar la lixiviación de metales y materiales contaminantes incluyendo la generación de agua ácida de mina para lo cual todos los materiales del emplazamiento de la zona de operaciones mineras deben ser analizados según su potencial generador de materiales lixiviantes o de acidez de largo plazo mediante pruebas dinámicas que permitan exponer el material a condiciones extremas de presión, temperatura, humedad, oxígeno y otros factores del entorno de manera que pueda predecirse su potencial contaminante y diseñar apropiadamente con factores de seguridad apropiados la manera de encapsularlo, neutralizarlo, esterilizarlo o confinarlo de ser el caso. Esta estabilización es la más compleja y cara del mercado. Se requiere conocimiento y experiencia para el diseño e instalación de coberturas seguras de cierre en materia de encapsulamiento y confinamiento de materiales geoquímicamente peligrosos.

De igual forma la estabilización física es necesaria para garantizar geotécnicamente un seguro estable de las instalaciones en el emplazamiento, evitar deslizamientos y prevenir condiciones frente a condiciones cambiantes del entorno como la erosión, avenidas y potencial sísmico a las que pueda verse sometidas las instalaciones mineras materia de cierre. Los taludes de las instalaciones mineras e industriales deben alcanzar ángulos de reposo estables y seguros así como toda habilitación que deba ser cerrada en el proceso. La estabilización física es primordial y debe ser permanentemente monitoreada en el emplazamiento hacia el futuro.
Durante el cierre de mina el manejo de aguas para el largo plazo debe ser diseñado tomando en cuenta las avenidas y precipitaciones máximas de los últimos 200 años registradas históricamente para lograr diseñar canales, cunetas y pendientes apropiados que permitan desviar aguas neutras superiores cuando sea el caso evitando que tomen contacto con el emplazamiento de instalaciones mineras y a la vez derivar aguas de manera que se minimice el contacto con las mismas dentro de las instalaciones. La gestión del agua para el largo plazo es fundamental para el proceso seguro de un efectivo cierre de mina. La gestión del agua incluye casi siempre decisiones complejas y efectivas de cierre de bocaminas y chimeneas así como decisiones clave para inundación en casos que el tajo lo permite o inundación de minas subterráneas hasta alcanzar el nivel freático natural de manera que pueda cortarse la presencia de oxígeno al interior de la mina evitando cualquier posible lixiviación aerobia de la misma.  

En ciertas ocasiones el ingeniero se enfrenta a verdaderas cirugías de ingeniería de manera que pueda buscar los canales originales o las fuentes de agua primarias en forma neutra para desviarlas en el lugar apropiado y así evitar que tomen contacto con el emplazamiento por lo que en materia de cierre ambiental la historia de la mina, las versiones de los planos de la misma, la información y sus detalles se vuelven fundamentales en el momento de hacer el planeamiento de ingeniería de cierre frente a la cual debemos hacer las obras del caso.
El proceso de protección física y restricción de acceso-uso de las instalaciones es importante para prevenir y alertar sobre la ubicación de los antiguos emplazamientos e instalaciones mineras o industriales de superficie las mismas que deben estar debidamente señalizadas y con la debida restricción de acceso para personas que no tengan la preparación o autorización debida incluyendo al información apropiada de las condiciones de reuso del suelo y la estabilización biológica de largo plazo con la presencia y recuperación del paisaje e impacto visual del emplazamiento donde alguna vez hubo una mina.

Sin embargo el cierre más complejo es siempre el cierre social puesto que se trata de remover planificadamente del escenario por medio del proceso de cierre de mina la presencia socioeconómica que la actividad minera genera cuando llega, de manera tal, que al momento del cierre debe ser reemplazada por otra actividad de similares dimensiones, impacto y sustento de modo que las poblaciones no se vean afectadas con la salida de la mina del escenario. Este proceso es tan difícil de lograr que la única recomendación viable para las compañías mineras es que debe ser iniciado prontamente cuando la mina inicia sus operaciones o cuando opera de manera sostenida pues sin no lo hace en muchos casos es casi imposible salir y apagar la luz. Es por eso que cuando se inician las operaciones mineras es muy importante generar prontamente actividades económicas sustentables no basadas en la minería que puedan perdurar incluso si la mina se retira del escenario en el futuro.
Este concepto preventivo es extensivo a toda la actividad minera pues si se practica una agresiva política caracterización de materiales, una predicción apropiada del potencial contaminante de los mismos, prácticas de confinamiento y encapsulamiento, prácticas de revegetación y recuperación visual, cierres ambientales parciales y políticas de desarrollo sustentable entonces los costos de cierre de las minas se reducirían en forma notable generando un gran impacto en todas las partes interesadas y en la propia organización minera. En otras palabras: el Cierre es una de las variables del diseño que debe ser incluida desde el primer planeamiento de la mina…un buen tema para reflexionar.  
Visítenos en: www.bygsac.com o escribanos a: mschwarz@bygsac.com
Revise nuestras aulas virtuales en: http://www.worldbyg.com/moodleAula/