miércoles, 31 de octubre de 2012

¿Cómo lograr competitividad en la industria?

 
La competitividad en términos simples es la capacidad que tienen las personas, organizaciones, empresas y países para aprovechar sus particulares ventajas comparativas y transformarlas en una ventaja competitiva que les permita tomar una mejor participación en el mercado. Este concepto general es bastante profundo pues requiere que miremos con agudo detalle nuestras capacidades clave, podamos reconocerlas e integrarlas a nuestras actividades y modelo de negocio para transformar nuestras ventajas comparativas y diferenciadoras en ventajas competitivas que agreguen valor y nos conduzcan a una mejor posición en los mercados. 
La competitividad debe lograrse bajo fundamentos operacionales que procuren lograr garantizar efectividad de las operaciones (combinación de eficiencia y eficacia del ciclo de producción y operaciones) concentrándose en las fortalezas internas de la organización con igual énfasis que en las oportunidades que el mercado ofrece para el desarrollo de las operaciones. Esto supone la aplicación de un fuerte enfoque de gestión de procesos, una gran dosis de liderazgo y un permanente estímulo a la creatividad e innovación que permita reducir la variabilidad y obtener calidad a tiempo y en forma efectiva.
Para lograr obtener competitividad en la industria se requiere una transferencia de valor hacia el cliente, las partes interesadas y hacia los accionistas de la industria como conjunto en forma simultánea. Esto significa que la manera más apropiada de reducir el precio para los clientes incrementando a la vez el margen de contribución para la industria consiste en eliminar a los intermediarios que no agregan valor en la cadena de suministros y reducir a la vez las ineficiencias en los procesos que la industria contiene.
La eliminación de la intermediación innecesaria manteniendo la especialización propia o tercerizada hace que procuremos estandarizar las materias primas, insumos, productos y servicios de entrada para generar los productos y servicios finales que serán entregados al cliente en las condiciones de calidad pactadas. Este proceso implica acercarse directamente a los fabricantes y/o distribuidores mayoristas  procurando establecer relaciones creativas e innovadoras mutuamente beneficiosas de largo plazo con la firma de contratos más estables que permitan abastecer volumen a precio competitivo y en forma oportuna para integrar el ciclo de producción.
De igual forma la reducción de las ineficiencias en el proceso implica preguntarse si es que lo podemos hacer más simple, más sencillo, más seguro y más rápido por lo que se requiere continuamente cuestionarse si las actividades que desarrollamos en los procesos son o no necesarios, si sirven o no para agregar valor a la siguiente etapa del proceso y si contribuye o no a la generación de resultados concretos en la ecuación de valor del negocio. Es en realidad una continua revisión de capacidades y necesidades la que origina un cuestionamiento que abre paso a la reflexión, el análisis y la toma de decisiones para el ajuste debido o el cambio para lograr la mejora en las organizaciones.
La verdadera competitividad industrial se logra también a partir de la innovación en productividad empresarial agregada en la medida que las organizaciones empresariales apliquen técnicas innovadoras de productividad en sus propias operaciones se logra una competitividad agregada de toda la industria como una consecuencia con efecto inmediato en los resultados. 
En ese contexto la competitividad industrial puede alcanzarse si logramos diferenciarnos lo suficiente en función a transformar en activos nuestras capacidades personales, profesionales, organizaciones y de producción industrial y empresarial combinándolas para innovar en nuevos mercados, con nuevas aplicaciones y con el sello diferenciado de aprovechar nuestras ventajas comparativas frente a otros productores en el mercado internacional. Pero esta rueda virtuosa requiere activarse con la participación conjunta del Estado, la empresa privada, la universidad, los investigadores, los gremios empresariales y la sociedad para acercar mercados a nuestras ofertas comerciales y desarrollar en el tiempo una industria de alto valor agregado.
Visitenos en: www.bygsac.com o escribanos a: mschwarz@bygsac.com

Revise nuestras aulas virtuales en: http://www.worldbyg.com/moodleAula/