viernes, 2 de noviembre de 2012

Infraestructura para la competitividad



Para alcanzar una industria competitiva se requiere contar con condiciones mínimas de infraestructura básica que puedan sustentar una mayor eficiencia, eficacia, productividad y seguridad en los procesos que la industria desarrolla. La competitividad de la industria solo es posible alcanzarse si la infraestructura local en la que se apoya puede lograrse a costos razonables.

A manera de ejemplo podemos ver como los costos logísticos en el Perú pueden llegar al 30% del costo total del producto mientras en Chile alcanzan un máximo de 16%, México 18%, Colombia 21% (OECD 2012) sin comparar contra países como Singapur o Estados Unidos donde apenas llegan al 8%, la pregunta automática que surge es: ¿cómo podemos ser competitivos con esta enorme desventaja?. La respuesta es casi inmediata: Solo la inversión en infraestructura es lo que reduce directamente los costos logísticos transfiriendo competitividad de manera casi inmediata a la industria local. En conclusión, si el Perú quiere seguir creciendo al ritmo de 6 a 8% como lo ha venido haciendo hasta ahora, el mayor freno que va a enfrentar será su propia infraestructura (en el Perú existe al 2012 un retraso de más de 38mil millones de dólares en inversiones para infraestructura) y no existe mejor momento histórico (ahora que tenemos reservas, existe mayor inversión e interés de los inversionistas privados y la economía está creciendo) que ahora para lograrla. 

Los puertos, aeropuertos, carreteras, servicios industriales (agua, energía, gas, etc.) servicios logísticos (almacenes, transportes, sistemas de internet y comunicaciones, etc.), servicios de saneamiento (agua y desague), electrificación industrial y doméstica constituyen los principales componentes de la infraestructura necesaria que permite la competitividad. Estas inversiones requieren desarrollarse por medio de inversión pública directa o compartida por medio de las asociaciones público-privadas con una visión de obras confiables para el largo plazo. La inversión pública planificada es necesaria dado el alto costo y la gran magnitud de los proyectos de infraestructura que se requiere desarrollar. La infraestructura necesaria para la competitividad solo puede ser lograda a partir de una sólida política de inversión pública para el desarrollo nacional de largo plazo.

Según nuestra experiencia las principales características que la infraestructura industrial debe tener incluyen el uso de materiales de avanzada de alta durabilidad, el uso intensivo de tecnología, un diseño preparado para rendir la mayor calidad de servicio con el menor mantenimiento efectivo posible, un diseño proyectado con holgura para crecer y servicios de soporte adecuado, un diseño en forma diferenciada para el flujo de materiales vs el de personas y principalmente basada en el uso de economía a escala para ofrecer los mejores costos al usuario industrial y doméstico.

El reto es enorme, en la medida que se avance con la infraestructura necesaria de agua y desague, los problemas de salud se reducirán dramáticamente, en la medida que lleguen las carreteras a los pueblos, se logrará dinamizar el comercio y hacer viable el traslado de productos y servicios, en la medida que acerquemos la infraestructura energética de generación eléctrica al sistema interconectado ampliado lograremos que la industria tenga menores costos de energía (el kilowatt-hora del sistema interconectado puede costar de 6 a 8 centavos de dólar mientras que el kilowatt-hora generado con grupos electrógenos quemando petróleo tiene un costo que puede superar los 32 centavos de dólar) y puedan instalarse en lugares donde puedan funcionar y dar trabajo generando un polo de desarrollo que sea fuente del progreso y bienestar. De igual forma es necesario recordar que tan importante como la infraestructura física para el desarrollo es también la infraestructura educativa y del conocimiento que debemos proveer. Es necesario contar con acceso a bibliotecas técnicas, centros de transferencia tecnológica, bases de datos especializadas en todos los niveles educativos, laboratorios y núcleos de investigación así como internet de banda ancha y sistemas de comunicaciones accesibles para lograr el desarrollo competitivo que necesitamos.

Finalmente como es de suponer, en la medida que tengamos aeropuertos y puertos accesibles, diferenciados, especializados y verdaderamente preparados para la exportación industrial (no los mini-puertos o aeropuertos de juguete que hoy tenemos) se logrará reducir los costos logísticos para lograr un menor precio para los clientes finales con mayor competitividad para la industria peruana que tanto queremos promover.

Visitenos en: www.bygsac.com o escribanos a: mschwarz@bygsac.com

Revise nuestras aulas virtuales en: http://www.worldbyg.com/moodleAula/