lunes, 29 de abril de 2013

¿Por qué a la gerencia le cuesta tanto delegar?



La delegación de funciones, responsabilidades y autoridades es uno de los grandes problemas de la gerencia. Normalmente en las organizaciones la gerencia sufre mucho para poder delegar y siempre nos preguntamos ¿Por qué a la gerencia le cuesta tanto delegar? ¿Cuáles son las razones por las que delegar es tan difícil para los gerentes? En las próximas líneas intentaremos una aproximación cercana a la inquietud planteada.

Frente al rápido crecimiento empresarial, las condiciones cambiantes del mercado y el enorme volumen y nivel de detalle de las operaciones diarias es imposible pensar que un gerente pueda tener el manejo, operación y control del detalle operacional que se requiere para la gerencia. En ese contexto aprender a delegar funciones y autoridades se vuelve crítico y requiere de ciertas habilidades que no todo gerente logra desarrollar a lo largo de su aprendizaje profesional.

Existen poderosas razones para aprender a delegar en la organización entre las cuales podemos resaltar expresamente las siguientes:
· Delegar permite multiplicar las capacidades en las operaciones de la organización generando una mayor productividad y rentabilidad para el negocio.
·   Delegar genera un empoderamiento positivo en las personas competentes a las que se les da la oportunidad de probar sus mejores capacidades en la organización
·  Delegar permite distribuir los esfuerzos en la organización de manera que puedan lograrse mayores resultados mejorados superando las metas establecidas
· Delegar permite dar una señal de poder, capacidad y confianza a la organización y los equipos de trabajo que la componen.
· Delegar permite probar y descubrir talento profesional al interior de la organización generando cuadros de recurso humano y activo intelectual para el crecimiento del negocio en el mediano y largo plazo.

Sin embargo y a pesar de la existencia probada de serias y poderosas razones para delegar, también existe un conjunto de temores enraizados de manera marcada en la organización que frenan y limitan la delegación y responden a la pregunta original que se plantea en este artículo: ¿Por qué a la gerencia le cuesta tanto delegar?. La experiencia de casos revisados nos muestra la marcada existencia de las siguientes creencias principales que debemos superar:

· La gerencia piensa erróneamente que el personal con el que cuenta no tiene las calificaciones y competencias para gerenciar  la tarea encomendada correctamente
· La gerencia piensa erróneamente que nadie puede hacerlo con la misma calidad y resultados que los que se  pueden lograr si la gerencia lo hace directamente
·    La gerencia siente erróneamente que no confía en su equipo, no cree en el potencial de su personal ni en sus capacidades y por lo tanto al no haber confianza no puede delegar.
·   La gerencia teme erróneamente que sus colaboradores puedan hundirla, opacarla o frenarla en su intento de desarrollar una gestión exitosa.

Los temores mostrados son difíciles de superar y requieren un grado de madurez organizacional para que la gerencia pueda superarlos de manera correcta. En la medida que los temores existentes superen a los beneficios que se obtengan en la delegación será muy difícil que la gerencia logre delegar. Es por eso muy importante desarrollar habilidades para vencer estos temores y controlarlos de manera que podamos armar un equipo confiable y poder delegar exitosamente para alcanzar mejores resultados en la organización. Un tema importante para reflexionar.