miércoles, 13 de marzo de 2013

La importancia del uso correcto de equipos de protección personal



El Equipo de Protección Personal (EPP) es aquel dispositivo físico que protege a la persona frente a los riesgos que pueden presentarse en las actividades laborales para prevenir la ocurrencia de accidentes y daños personales entre los colaboradores de la organización. El EPP es de uso obligatorio y de responsabilidad de cada trabajador para lo cual la empresa está obligada a proporcionar gratuitamente el EPP apropiado a cada uno de los colaboradores correspondientes a las actividades laborales que se realizan en sus instalaciones.

El EPP es de naturaleza personal, normalmente no es intercambiable y requiere de particular cuidado para mantenerse en excelentes condiciones de operación y mantenimiento para garantizar una protección segura al momento de utilizarse por parte de los trabajadores. El EPP requiere ser revisado e inspeccionado periódicamente para verificar su vigencia, estado de conservación y funcionamiento adecuado. Las personas que realizan una tarea deben contar con una evaluación previa del puesto que incluya necesariamente un levantamiento de identificación de los peligros y una evaluación de los riesgos que permita establecer qué tipo de EPP es el verdaderamente apropiado para cada tarea. Los EPP necesarios para cada actividad deben estar disponibles en las zonas de operación de manera que la tarea se pueda iniciar solamente si el personal cuenta con el EPP apropiado para su diseño de tarea industrial. Es responsabilidad de los trabajadores y de la supervisión asegurar el uso correcto de los EPPs en las zonas de trabajo de cada organización.

El uso de EPPs es materia de entrenamiento especializado donde la recomendación es la participación activa del proveedor-fabricante del equipo de protección personal en el mercado. Lo importante es explicar la manera correcta de usarse y el grado de protección que se adquiere cuando se usa. Existen muchos detalles en la manera como se utiliza el EPP, los tamaños y tallas disponibles que deben ser utilizados, los mecanismos de ajuste, la manera correcta de utilizarlos, la manera de limpiarlos, la manera de almacenarlos o guardarlos operativamente y los criterios específicos que deben tenerse en cuenta para su inspección y mantenimiento apropiados.

Los fabricantes de EPPs disponen de excelentes programas de entrenamiento y capacitación especializada en el uso del equipo de protección personal que brindan al mercado. En ese sentido incluso se programan y desarrollan pruebas piloto para el caso de nuevas condiciones de operación de manera que pueda probarse el EPP más apropiado o sus variantes y accesorios antes de su incorporación industrial para una mayor protección a los trabajadores mejorando el nivel de riesgo de la organización. Existen dispositivos preparados específicamente para el almacenamiento y prueba de los EPPs de las principales marcas del mercado.

La tendencia mundial es avanzar hacia un EPP que tenga poco peso, sea versátil, fácil de usar, no genere incomodidad en el momento de la operación y proporcione la mayor protección posible frente al entorno laboral. Los EPPs han avanzado mucho en materia de protección respiratoria, visual, facial, auditiva, de cabeza, manos, pies, protección corporal de espalda, cintura o protección total incluyendo trajes especiales y todo tipo de accesorios recomendados por sus respectivos fabricantes.

Los EPPs son necesarios para nuestra mejor protección humana en el entorno industrial y hay que saber utilizarlos de la manera correcta para lograr la mayor seguridad posible ya que un EPP mal utilizado es un EPP que no guarda la protección para la cual fue diseñado y por lo tanto puede exponer a las personas a una falsa sensación de seguridad y conducirlas directamente al peligro con posibilidad de causar un accidente o daño que tengamos que lamentar. Es muy importante tomar consciencia de la importancia del uso del EPP en las tareas industriales y las responsabilidades que conlleva su correcta utilización y mantenimiento para los operadores, los supervisores y los empresarios en toda la comunidad laboral.