miércoles, 6 de marzo de 2013

¿Cómo elegir un laboratorio de mina?



La elección de un laboratorio de mina es un proceso importante que tiene impactos relevantes en el costo y la calidad de la información que se colecta para la toma de decisiones o para los registros de valorización técnica, geológica, minera, ambiental o social en las empresas mineras. Como sabemos en la mina existen básicamente laboratorio metalúrgico, laboratorio químico y laboratorio de aguas que requieren especificaciones diferenciadas y criterios de gestión estandarizados bajo normas internacionales para garantizar su operación en forma efectiva, confiable y segura.

Las principales razones al escoger un laboratorio de minas son las siguientes:

·      Competencia técnica
·      Experiencia
·      Independencia
·      Capacidad y Confiabilidad
·      Certificaciones
·      Comunicación con el Cliente

La competencia técnica incluye la calificación de la infraestructura y sus facilidades técnicas y operativas así como el mantenimiento, la calibración, protocolos, estándares, métodos, procedimientos y mecanismos de cadena de custodia y sistemas de reportes y trazabilidad que se utilizan en conjunto con el apropiado grado de conocimiento, entrenamiento y experiencia del equipo humano que va a brindar los servicios de laboratorio.

La experiencia del servicio es una combinación asertiva entre la experiencia del personal que va a brindarlos con la experiencia empresarial de servicios similares desarrollados en condiciones similares (recuerden que las minas quedan en lugares normalmente alejados de las ciudades y donde predomina el trabajo de campo en forma extensiva con largas e intensas jornadas de operación). La experiencia debe ser verificada con los usuarios de servicios similares o clientes que antes han tomado el servicio donde sea posible, para lo cual es muy importante verificar las referencias que se presentan durante la evaluación de los laboratorios a tomar en cuenta.

La independencia es un factor muy importante para evitar la manipulación real o potencial de las muestras o de la información en cualquiera de sus etapas y garantizar la transparencia del proceso. Esta es la razón por la que existe una tendencia creciente en el sector hacia la tercerización de los servicios de laboratorio dejándolo en manos de compañías especializadas pues esto garantiza transparencia e independencia de la información que se obtiene sobre las compañías mineras dando mayor confianza a la gerencia, al público, a los inversionistas y a todas las terceras partes directa o indirectamente involucradas con las operaciones mineras.  

La capacidad y confiabilidad deben ser revisadas en particular para verificar los tiempos de respuesta para el procesamiento de las muestras y los reportes de los resultados (a veces los lotes para analizar superan los millares de pruebas con distintos parámetros a ser evaluados y se requiere del laboratorio una velocidad de respuesta apropiada en la emisión de resultados confiables) que se derivan a la gerencia de la operación para la toma oportuna de decisiones. Los laboratorios deben ser capaces de predecir la magnitud de los requerimientos operacionales incluyendo las actividades rutinarias, las no rutinarias y las especiales de manera que pueda ofertar una capacidad flexible que pueda adaptar el servicio a las condiciones de operación de la mina.

Las certificaciones son importantes para asegurar la utilización de métodos y procedimientos estandarizados bajo sistemas de gestión que puedan asegurar el cumplimiento de los requisitos técnicos, legales y del cliente que deban ser procesados por el laboratorio. Las calificaciones mínimas exigen laboratorios certificados en ISO17025 o similares, siendo insuficiente contra con solo ISO9001 para el proceso de calificaciones. La exigencia es incluso mayor cuando se trata de empresas que cotizan en bolsa o están consideradas como compañías públicas que actúan abajo estándares internacionales.  

Finalmente un tema muy importante es la comunicación con el cliente para interpretar las necesidades y requerimientos operacionales y poder hacer los ajustes necesarios verificando la performance en la búsqueda de cimentar una relación de largo plazo entre la mina y el laboratorio externo e independiente que opera en ella. En ese sentido la clave es la designación de un responsable técnico o gerente de proyecto en campo confiable que pueda contar con apropiado sistema de gestión de reportes de la información generada y pueda ser capaz de agregar valor a la compañía minera y al negocio especializado del laboratorio de manera transparente, segura, rentable, confiable e independiente durante el ciclo de vida de las operaciones mineras.