miércoles, 5 de diciembre de 2012

Innovación inversa en la industria minera


Los académicos denominan innovación inversa al proceso de innovación que surge desde los mercados emergentes de los países pobres para luego ser transferida a los mercados tradicionales de los países ricos en oposición a la innovación tradicional que primero es probada en mercados tradicionales de países ricos y luego con el tiempo  llega a ser transferida a los denominados mercados emergentes. Lo cierto es que los mercados emergentes de los países pobres presentan mejores oportunidades y condiciones para lograr innovaciones que los mercados ya establecidos de los países ricos. La razón principal de este cambio de sentido en la producción de innovaciones es la necesidad y la carencia de recursos que se presentan en los mercados emergentes que ahora representan un nuevo reto y motivación para innovar de manera que se logre resolver los problemas que aquejan a los países pobres de la manera más apropiada, creativa e innovadora posible. La necesidad y la carencia de recursos se convierten en una poderosa fuente de innovación que no podemos desperdiciar.
La industria minera se ha visto en la necesidad de innovar para ser competitiva ya que al no poder manejar el precio de los minerales (puesto que el precio está definido directamente por el mercado internacional y es una variable que los mineros no pueden controlar), solo puede concentrase en ser competitivo a partir de su costo de operación con lo cual ante un escenario cambiante de costos crecientes (ambientales, laborales, sociales, logísticos, de servicios, de materiales, etc.) se requiere la mayor creatividad posible para innovar en aspectos que antes no eran considerados en la ecuación de negocio. Es ahí donde surgen las nuevas oportunidades de hacer innovación con alto impacto en las métricas del negocio. Los países mineros de origen emergente son los que más han desarrollado innovación inversa logrado aplicar cambios en sus formas de operación hasta reconceptuar el ciclo de minado, establecer relaciones nuevas con sus proveedores para convertirlos en socios de la mejora y el cambio logrando aprendizaje en la cadena de suministro para hacerla competitiva.
Este proceso de cambios ha permitido en corto tiempo y ante la presión de costos crecientes del mercado lograr rediseñar la dosificación selectiva de reactivos, introducir biotecnología en la metalurgia de recuperación de metales, acondicionar plantas naturales para tratamiento pasivo de residuos, extraer agua de los relaves para su reutilización, reciclar residuos de mina, introducir la mecanización segura para tajos angostos, acondicionar los perfiles de equipo a condiciones selectivas de operación, lograr experiencia exitosas en el blending, recuperar valor económico y ambiental de relaveras antiguas, modificar las relaciones proveedor-contratista-mina, lograr contratos de alianza con los contratistas y modificar las relaciones gerenciales para compartir beneficios sobre la base de una mayor efectividad y productividad operativa de las unidades mineras entre los más resaltante que podemos mencionar sin  tomar en cuenta el nivel de aprendizaje que hoy se considera “know how” en materia minera, operacional, metalúrgica y de procesos de la industria minera moderna.
La necesidad nos ha obligado a innovar con mayor celeridad desde los mercados emergentes para reproducir en forma ampliada estas innovaciones en las minas existentes en los países ricos con mercados consolidados. En muchos casos las innovaciones han sido tan rápidas desde los 90 hasta el presente que en múltiples ocasiones ni siquiera se ha patentado (recordemos que la costumbre de patentar en los mercados emergentes es muy poca a diferencia de los mercados consolidados de países ricos donde toda innovación termina aterrizada en una patente que la protege) es decir no existe una cultura del registro de patentes en nuestros mercados emergentes, sin  embargo hay espacio aún para seguir haciendo y seguir logrando el cambio que genera innovación para lograr la diferencia que nos da competitividad internacional. Si eso es innovación inversa, nosotros ya la tenemos hace tiempo, está ahí pero no la habíamos clasificado así. Es parte del nuevo aprendizaje en el que estamos inmersos que también ha sucedido en otros sectores como agricultura, genética y medicina entre otras muchas poco documentadas.

Visitenos en: www.bygsac.com o escribanos a: mschwarz@bygsac.com
Revise nuestras aulas virtuales en: http://www.worldbyg.com/moodleAula/