viernes, 30 de noviembre de 2012

Gran, mediana y pequeña minería

 
En el Perú existen actualmente más de 5,000 minas de las cuales solo menos de 1,000 son unidades formales, es decir existen para el mundo formal, pagan impuestos y contribuyen con la rueda productiva que activa la economía y permite el crecimiento, desarrollo y bienestar. De esas casi 1,000 empresas mineras realmente solo 10 corresponden a la denominada gran minería, 200 a la mediana minería y el grueso de la diferencia (cerca de 800) a la pequeña minería formal. El resto no está en el sistema, a pocos parece importarles y operan en la clandestinidad a costa de la seguridad de las personas que ahí trabajan y a costa de un significativo e irreversible daño ambiental. Un drama y una realidad social que pocos quieren ver y muchos prefieren ignorar.
La realidad es que la gran y la mediana minería son las únicas que pueden disponer de los recursos y la tecnología suficiente para asegurar una adecuada protección ambiental al entorno en el que operan y garantizar un trabajo en condiciones adecuadas de seguridad y salud ocupacional para sus trabajadores. La pequeña minería, incluso la formal no tiene los medios para hacerlo, no dispone de la tecnología necesaria y por la excusa de presentarse como un problema social desatendido es relajada desde el control del regulador y por ende se aplican a ella leyes más permisivas con lo cual se aleja perversamente de cualquier estándar internacionalmente aceptable tanto para la protección ambiental como para la protección debida del trabajador que la opera. Es un sistema perverso pero es así como funciona en la actualidad.
Para complementar esta inapropiada concepción sectorial vemos como nuevamente la legalidad está bastante separada de la realidad. Es así como legalmente se denomina como pequeña minería a aquellas minas que extraen entre 1 y 500 TM por día (TPD) pero la realidad nos demuestra que el promedio de la pequeña minería anda en ordenes muy inferiores a las 100TMD de extracción promedio. De igual forma se indica que las minas entre 500 y 5,000 TMD corresponden a la mediana minería pero la realidad nos demuestra que el promedio de la mediana minería supera las 1,500 TMD  y en muchos casos tienen unidades dobles para pasar proyectos conexos por pequeños mineros formales con la regulación relajada que aplica a la pequeña minería, con tramites regionales y locales sin mayor exigencia ambiental o social y para no caer en vinculaciones crean distintas razones sociales para operar. Por cierto son las menos pero las hay. Finalmente tenemos a la gran minería que desde el punto de vista legal son aquellas minas que operan sobre las 5,000 TMD, sin embargo la realidad nos muestra como el piso de la gran minería empieza recién sobre las 12,000TMD y llega en algunos casos a promedios de 300,000TMD. Es decir dos realidades completamente distintas. Mientras el CAPEX de la mediana minería va entre $50MM y $150MM el CAPEX de la gran minería oscila entre los $1000MM y $5500MM promedio. Mundos distintos, escalas de operación distintas y realidades completamente diferentes.
La tecnología de nuestro tiempo ha sido desarrollada a tal extremo que tecnológicamente no existe excusa para no diseñar, construir y operar las minas en forma ambientalmente segura, limpia y sustentable. Sin embargo esta tecnología solo puede ser accesada por la gran y la mediana minería debido a la barrera económica que significa disponer de los recursos económicos para comprarla. Esto condena a la pequeña minería a ser contaminante, ineficiente e insegura casi por diseño. Este problema solo puede ser superado el día que se comprenda que el problema de la pequeña minería es realmente cómo reconvertirlos como accionistas de un consorcio grande y especializado en lugar de seguir siendo operadores pigmeos de pequeños depósitos. Es claro que así su rentabilidad seria mucho mejor y más segura que la que actualmente mantienen en condiciones realmente poco aceptables. Obviamente tendrían que haber excepciones calificadas de minas pequeñas que operan ambientalmente en forma limpia y con la mayor seguridad operativa para los trabajadores. Es un tema que trasciende a una decisión puramente técnica por la presencia de las familias que componen un tejido social ancestral en un país tradicionalmente minero como el Perú. Muchos temas para reflexionar hacia el largo plazo.  
Visitenos en: www.bygsac.com o escribanos a: mschwarz@bygsac.com
Revise nuestras aulas virtuales en: http://www.worldbyg.com/moodleAula/