lunes, 26 de noviembre de 2012

Investigación de yacimientos mineros

 
Siempre que se buscan yacimientos minerales se parte inicialmente de indicios que pueden marcar una pauta interesante para seguir una búsqueda profesional. Por ejemplo las zonas vinculadas a formaciones volcánicas, cinturones de mineralización, presencias de cuarzos, zonas con rocas alteradas, zonas clasificadas macro-geológicamente como batolitos, presencia de aguas termales, zonas de contacto con formaciones mineralizadas, investigación de afloramientos, entre otras que pueden ser interesantes para la investigación. El proceso se inicia con la prospección exploratoria a cargo del geólogo profesional y su equipo de exploraciones.
La prospección nos marca indicios de mineralización que pueden ser interesantes investigar para determinar su potencial. El primer indicio suele ser la alteración estructural del macizo rocoso del emplazamiento. Es un indicio interesante pero no concluyente. Recordemos que toda mineralización presenta y expone alteración de la roca y la estructura que la alberga, pero no toda alteración encontrada en roca es necesariamente una mineralización, es decir pudo haberse alterado y fracturado durante su proceso formativo pero no necesariamente llego a ser bañando con el jugo mineralizante que contiene los metales de interés comercial.
La mineralización también nos muestra en ocasiones los denominados afloramientos o sectores donde la mineralización ha logrado salir hasta superficie y se ve expuesta, esto presenta ciertos indicios para investigar y seguir mediante muestreo sistemático superficial con un adecuado mapeo geológico que nos permita interpretar los resultados para conocer con mayor profundidad un yacimiento. Hasta este momento solo es posible comprender lo que se registra del medio superficial por medio de muestras de superficie, trincheras y calicatas menores de gran utilidad para registrar el comportamiento superficial del posible yacimiento mineral a revisar.
La manera más apropiada de acercarnos a conocer el comportamiento sub-superficial y subterráneo del yacimiento es perforando taladros que permitirán extraer testigos (la industria usa normalmente perforación diamantina (DDH) y de aire reversa (RC) para complementar dependiendo del tipo de depósito que se requiere investigar). Estos testigos una vez obtenidos se lavan y seccionan longitudinalmente (en el Perú, el estado peruano será propietario de la mitad del testigo) serán debidamente registrados (logeados) para detallar por cada longitud (metraje) la litología, alteración, tipo de mineralización, calidad geotécnica del macizo, % de recuperación del testigo, apariencia estructural, color, presencia de contaminantes así como cualquier otra característica que pueda ser de utilidad. Estos datos de logueo deben ser debidamente registrados y documentados siguiendo estándares de logueo internacionalmente aceptados para luego ser organizados en cajas porta-testigos (las hay de madera, plástico y cartón) y luego ser llevados al Coreshack o almacén de testigos que debe ser un ambiente especialmente acondicionado para guardar las cajas con los testigos y asociarlos a sus descripciones codificadas de logueo que permitan hacer la trazabilidad de forma simple y transparente a manera de  libro donde puede verificarse toda la información recogida del yacimiento mediante las perforaciones realizadas en el yacimiento.
Las muestras son conducidas al laboratorio utilizando criterios de trazabilidad y haciendo uso de la cadena de custodia del laboratorio. Donde son procesadas para obtener leyes y recuperaciones metalúrgicas bajo escritos estándares de QA/QC de acuerdo a protocolos internacionalmente aceptados para que tengan validez y sean posteriormente reconocidos en la calificación de recursos y reservas minerales. La información obtenida es cargada con la debida identificación de coordenadas y orientaciones, litologías, leyes, fracturas y recuperaciones a un software de geoestadistica minera (existen múltiples opciones en el mercado)  para poder inferir la geometría del yacimiento mineralizado que requerimos revisar e investigar. Es muy interesante pues posteriormente se procede a identificar bloques de Iso-ley y características similares para configurar el denominado modelo de bloques (block model) que permitirá modelar el cuerpo mineralizado y definir la configuración del futuro planeamiento de minado. 
Visitenos en: www.bygsac.com o escribanos a: mschwarz@bygsac.com
Revise nuestras aulas virtuales en: http://www.worldbyg.com/moodleAula/