domingo, 2 de septiembre de 2012

El nuevo momento de la minería peruana


El nuevo momento de la minería peruana

La minería contribuye decididamente al desarrollo del Perú moviendo en gran medida la rueda de la economía, generado un desarrollo industrial a nivel de metal mecánica, energía electrica, distribución, construcción, transporte, suministro de equipos y partes, instrumentación y producción industrial que mueve el comercio y engrana la economía del Perú. La minería representa mas de la mitad de las exportaciones del Perú y si bien no es intensiva en mano de obra directa, si lo es al engranar la rueda de la industria nacional (actualmente mas del 68% de los proveedores son empresas de capitales peruanos con trabajo de alto valor agregado para el Perú).

La minería genera desarrollo en lugares donde el Estado no llega, sea por la distancia, por el olvido, por las prioridades, sin embargo la minería no reemplaza ni debe reemplazar un Estado con poca presencia o un Estado ausente. En realidad la minería contribuye al desarrollo insttitucional fortalecido la presencia de la autoridades locales y llevando la formalidad que la mina traen (la minería es una de las actividades mas reguladas del Perú). La minería responsable contribuye decididamente a una solida formación institucional con su presencia articulando una economía formal local y regional.

La minería es una actividad altamente especializada cuyo diseño de ingenieria con la tecnología disponible permite controlar desde el diseño todos los impactos ambientales que un proyecto pueda tener. No existe impacto que no pueda preveerse ni controlarse de manera apropiada generando incluso beneficio ambiental (mayor aporte de agua, reforestación, nuevas economías y productos ambientales entre otros). La minas modernas deben pensar desde el inicio en su proceso de cierre de mina, preservando el suelo superficial (top soil), asegurando la prevención del drenaje acido, clasificando los materiales, reciclando los flujos y tratando los efluentes dejando en mejor calidad que como fueron tomados de la naturaleza. 

Los recientes conflictos sociales demuestan que la minería peruana debe encontrar una nueva forma de relacionarse con las Comunidades de su entorno, ello requiere establecer relaciones de largo plazo basadas en la contribución que cada parte puede hacer. La empresa contribuye con la tecnología y el capital, las Comunidades con la propiedad superficial y el Estado con la concesión formal y la garantía para la inversión con la finalidad que todos podamos compartir lo beneficios que la mina genera. Debemos pensar como socios en una relación simétrica basada en la contribución y no como el modelo anterior de Estado o mina papa vs comunidades agitadas por oportunistas que solo buscan un beneficio personal y asustan a la comunidades llenándolas de mitos respecto a la minería y su actuar pensando en una minería antigua y contaminante (que a propósito en el pasado fue principalmente estatal y vale la pena recordarlo). Es el momento de establecer nuevas y creativas formas de asociación y participación para beneficio de todos, generando desarrollo, trayendo progreso, salud, educación y un mejor nivel de vida para todos los peruanos.


Review Research 2008