miércoles, 29 de mayo de 2013

La influencia de la política en las decisiones técnicas del sistema público


Es increible lo que puede hacer la influencia política en las decisiones técnicas del sistema público. Es evidente que para tomar decisiones técnicas se debe recurrir a una base informada y confiable de alternativas factibles sobre las cuales sea posible tomar una decisión. Sin embargo negar que la política tenga un peso específico diferenciado o ignorar la influencia que la politica puede tener es como intentar cubrir el sol con un dedo o intentar negar una realidad inobjetable.
La política y su influencia tienen un peso específico que influencia en mayor o menor grado la mayoría de las decisiones técnicas que puedan tomarse en el sector público y en ese contexto es necesario obtener los consensos necesarios para que las mejores opciones técnicamente disponibles sean elegibles por los grupos de influencia política de mayor representatividad y peso específico en las decisiones finales que toma el aparato estatal.

La esfera política requiere especial cuidado para alinear intereses entre los actores involucrados de manera que pueda procurarse la mayor efectividad posible del sistema público estatal. Esto supone que los interéses políticos deberían estar alineados con los interéses supremos de desarrollo y bienestar para todos. Pero eso no necesariamente es cierto, más aún en la mayoria de los casos es todo lo contrario y más bien los intrereses políticos normalmente responden a grupos socioeconómicos de interés particular que actúan como  grupos de presión modificando el escenario para la toma de decisiones. Esta realidad debe ser superada aspirando a una maduración de la clase politica (una esperada maduración que los optimistas esperamos se convierta en realidad) de manera tal que se pueda esperar unun mayor alineamiento con el esfuerzo de personas calificadas y experimentadas siendo asertivos para la conciliación que permita lograr los acuerdos necesarios entre los distintos gruipos de interés que motivan las diversas presiones políticas que se presentan.

El contexto de desarrollo es tal que existen realmente muy pocas oportunidades de combinar exitosamente una eventual bonanza económica con proyectos interesantes y con recursos humanos competentes capaces de transformar la realidad en pro del beneficio común, el progreso y el desarrollo. Cuando la combinación es factible y se logra consolidar es cuando se requiere hacer las grandes y profundas inversiones de tipo estructural que producen la transformación y que estan vínculadas a dotar de infraestructura básica para la competitividad las cuales se traducen en:
  • Tecnología para el aprovechamiento de recursos y comunicaciones para el desarrollo
  • Infraestructura directa para la competitividad con puertos, aeropuertos, carreteras electrificación, agua, desague, energía y polos de desarrollo articulados
  • Conocimiento para liderar efectivamente la mejora de la calidad y el contenido educativo como factor fundamental de la transformación humana
  • Ciencia, tecnología e innovación para generar la base de la gestión del conocimiemnto, el aprendizaje y el cambio que se requiere para la competitividad.
  • Puesta en valor de la cultura y la marca país como base de valor agregado exportable sobre la base del orgullo nacional local.
Como podemos apreciar la política como la conocemos mantiene siempre una fuerte dosis de influencia en las decisiones técnicas del sistema público y aunque a veces esto es frustrante, no significa que todo esté perdido pues esa es justamente una oportunidad que no podemos desperdiciar y debemos aprovechar para articular de manera razonable un alineamiento asertivo en la esperanza que los interéses y el esfuerzo político sintonicen coherentemente con la necesidad de desarrollo, bienestar y progreso que todos merecemos.