miércoles, 15 de mayo de 2013

¿Cómo gerenciar el crecimiento empresarial?

 
El crecimiento de las organizaciones es difícil de gerenciar porque la receta no se encuentra en manuales ni libros. En realidad no existe una receta única pues cada organización tiene una distinta naturaleza y escala empresarial que la hace única y diferenciable en el mercado. El reto del crecimiento plantea superar una importante cantidad de restricciones para las cuales debemos estar convenientemente preparados y que podemos describir de la siguiente manera:

  • Restricciones comerciales y de mercado
  • Restricciones de diseño operacional
  • Restricciones tecnológicas
  • Restricciones de recursos humanos
  • Restricciones logísticas
  • Restricciones económicas y financieras
La primera restricción es de tipo comercial y de mercado ya que no todos los emplazamientos funcionan igual y los mercados tienen una naturaleza distinta con variantes y especialidades muy particulares a las cuales debemos adaptarnos. El mercado responde de maneras diversas tanto al producto como al servicio o a la experiencia del cliente dependiendo del contexto, la naturaleza cultural, la etapa del ciclo de vida de la oferta, el grado de conocimiento del cliente y las condiciones  en las cuales la oferta se propone para agregar valor. Superar esta restricción implica una fuerte dosis de conocimiento y aprendizaje hasta alcanzar el resultado deseado.

La segunda restricción es de diseño operacional, es decir. ¿Es el diseño del modelo de negocio u operación lo suficientemente flexible para ser replicado? ¿El método puede replicarse?, ¿Qué tanta flexibilidad tenemos para reproducir nuestros procesos? ¿La réplica puede funcionar correctamente en un nuevo contexto? Son algunas de las interrogantes que surgen para poder hacer crecer nuestras operaciones de manera correcta y sostenida.
La tercera restricción es de naturaleza tecnológica, es decir ¿podemos mantener y superar nuestros estándares de calidad y operación con la tecnología actualmente disponible? ¿La tecnología que tenemos es suficiente para sostener el crecimiento del negocio en los nuevos mercados, escenarios y contextos?. Estas interrogantes nos llevan a comprender mejor nuestra capacidad tecnológica haciéndonos conscientes de su potencial y limitaciones para el crecimiento.
La cuarta restricción es una de las más importantes porque como comprenderán el crecimiento de las organizaciones implica entrenar equipos altamente competitivos que puedan replicar el modelo de negocio en nuevos contextos, escenarios y mercados. Este proceso es uno de los más complejos y en los que menos se trabaja en las organizaciones. El reto consiste en crear cuadros organizacionales con potencial de crecimiento para replicar las operaciones actuales de la mano siempre de un líder experimentado en el equipo que pueda lograrlo. El problema más grande es quizá la enorme resistencia natural a enseñar que muchos de los especialistas tienen por temores internos o por problemas en el sistema de recursos humanos que no han logrado ser superados. Sin embargo la organización puede preveer la formación, capacitación y entrenamiento adecuados de recursos humanos a nivel estratégico, táctico y operativo para obtener la competencia profesional necesaria de manera que cuando el crecimiento es planeado se puede lograr configurar equipos de trabajo y cuadros organizacionales altamente calificados y competitivos para sostener el crecimiento del negocio sin mayores complicaciones.
La quinta restricción es de naturaleza logística ya que no todas las cadenas de suministro funcionan igual en todos los contextos y se requiere un aprendizaje para nivelarlas y llevarlas hacia un estándar que combine calidad, tiempo de ciclo, servicio, costo y precio de manera apropiada para sostener el crecimiento. Las restricciones logísticas implican la búsqueda de nuevos canales, redes de distribución, proveedores y socios con los cuales se debe establecer nuevas relaciones beneficiosas de largo plazo para sostener el crecimiento deseado.
Finalmente tenemos la clásica restricción económica-financiera para disponer a tiempo de recursos de capital que puedan financiar el crecimiento sea a partir de recursos propios con nuestra generación de caja o apalancamiento con crédito, emisión de deuda, venta de acciones u otros instrumentos que el mercado ofrece para financiar el crecimiento cuando se presenta la necesidad.